bienvenidos

bienvenidos

sábado, 12 de agosto de 2017

POBRE MARÍA, Soledad Vignolo, Junín, Buenos Aires, Argentina

Resultado de imagen para mujer acuchillada
Imagen de: El Liberal
POBRE MARÍA
Solemio

Acuchillada en un rincón de la habitación del motel, solo rompía el silencio el aura aún presente y suspirante de mujer en desgracia. El olor era rojo, como la sangre y el momento parecía interminablemente solo.
Llevaba minutos en esa posición, viéndose muerta, oliéndose muerta, esperando al ángel que supuestamente la buscaría. Y nada ocurría, nadie encontraba su cuerpo.
No sabían de ella en el pequeño pueblo de Comodoro Py, no tenía hijos, ni hombres ni amores, trabajaba en forma temporaria. El dueño del motel conocía de su largos días de alcohol y pesadillas por lo que pasaría al menos una semana antes que se preocupe por ella.
Creyó que morir sería una liberación para dejar atrás la soledad, podría así compartir con almas y pensamientos eternos.
Guardó pacientemente lo trabajado en los últimos dos meses para pagarle al chiquito que contrató para acuchillarla. Porque no quería ruidos, las armas suenan, ella no gritaría, el chico quería plata, la plata era para droga, y su droga era la muerte.
Pero seguía allí: sola y volátil, desesperadamente triste. Tortuosamente muerta. Igualmente vacía, sin ayuda, sin abrazos, virgen. Una virgen ensangrentada y cruel que se atrevió al más allá pensando en la compañía celestial, o al menos espectral. Nada de eso existía. Continuaba igual, sin cuerpo, pero con el dolor pesando, como si cargara al mundo. Pobre María.

©SOLEDAD VIGNOLO, poeta y escritora argentina
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA


No hay comentarios:

Publicar un comentario